Soldadura del tren motriz con láser de fibra gracias a tecnología ARM

Aunque la soldadura con láser de fibra está muy extendida en el sector automotriz, todavía se resiste su uso en determinados trabajos porque no ofrece resultados satisfactorios, como en la soldadura de aluminio o de acero galvanizado. Sin embargo, los avances en la tecnología láser están permitiendo superar estos obstáculos. Por ejemplo, la posibilidad de modificar la distribución de la potencia del láser para adecuarla a las características específicas de cada material.

La tecnología ARM (Adjustable Ring Mode) desarrollada por Coherent para el láser de fibra, es un método de soldadura que acopla dos haz láser a una sola fibra. Con ella, se multiplica el rendimiento, se reducen costes y se mejora la calidad del trabajo. En lugar de aplicar una pura función gaussiana, la tecnología ARM permite ajustar el haz láser a una combinación dentro de un anillo.

Los nuevos aceros son difíciles de soldar con los sistemas láser convencionales, y los fabricantes están buscando además reducir siempre los costes. ARM les capacita para utilizar un solo láser en tareas para las que antes era necesario usar múltiples sistemas y es una de las vías más eficaces para acometer tareas de soldadura a alta velocidad, con la profundidad necesaria y reduciendo al máximo las salpicaduras.

Ello permite la unión de este tipo de materiales complejos e incluso realizar la soldadura con láser de fibra de los componentes del tren motriz de cualquier vehículo, algo que antes era más complicado de llevar a cabo.

La soldadura de los componentes del tren motriz todavía se realiza a menudo con láser de CO2, ya que el láser de fibra producía salpicaduras, algo que no es aceptable al soldar partes movibles, ya que afecta a la calidad, solidez y consistencia de las piezas. No obstante, estas deficiencias se superan con la tecnología ARM.