MANUFACTURA ADITIVA

La impresión 3D ha irrumpido con fuerza en el sector industrial y ha llegado para quedarse.

Aplicada en casi cualquier sector manufacturero, desde la fabricación de dispositivos médicos hasta la producción de autopartes o componentes de avión en la industria aeroespacial. 

Esta tecnología se adapta a diferentes tipos de materiales y supone un importante ahorro en tiempos -se puede procesar y evaluar un prototipo en cuestión de horas- y costos de producción, ya que permite detectar errores en fases tempranas de producción. Además, la innovación y creatividad que proporciona la impresión 3D, permite a las empresas la personalización de sus productos como valor agregado.